Editorial Abril – Nuestra experiencia

Notamos con singular atención como durante este periodo el estudio del proceso desencadenado durante el mes de Abril del año 1994 en Ruanda, se ha hecho de la atención de muchas personas interesadas en el estudio del Derecho Penal Internacional, rama esta del Derecho Internacional Público, que ha obtenido un vigor que hasta hace poco tiempo era vista como una lejana realidad de poco o casi ningún uso diario, notamos entonces como con la perseverancia de los pocos realmente especialistas en esta materia así como la acertada visión de algunas instituciones educativas de vanguardia temas como el proceso de Ruanda, cobran nueva vitalidad en el contexto diario.

Especial es la experiencia desde nuestro grupo de Estudios Jurídicos, www,sigmagrupo.com,ve han sido múltiples los requerimientos de la opinión publica para consolidar información en estas materias, así hemos visitados numerosos medios de comunicación,  hemos dictado  cualquier numero de conferencias y en especial hemos potenciado SIGMAGRUPO no solo en las redes sociales, y  contamos ahora hasta un grupo de Whatsopp , con un numero significativo de miembros, este empuje y el apoyo recibido sin duda nos animan a continuar en esta incansable lucha por la consolidación de un conjunto de normas de carácter internacional que permita castigarlas conductas mas abominabas de  algunos criminales, así hemos dictado dos foro-chat sobre los juicios de nuremberg y nos preparamos para dictar un tercero sobre los hechos de abril en Ruanda, manteniendo siempre una visión jurídica en imparcial sobre los delicados temas que pretendemos desarrollar.

Pretender que Ruanda es un hecho aislado donde un grupo humano pretende exterminar otro sin razón aparente o por un odio poco comprendido, sería una visión reduccionista de un conflicto que ha tenido varios capitulas y que amenaza con continuar, si solo limitamos nuestra comprensión a los sucesos de abril junio del año 1994, y a un odio tribal incomprensible.

La verdad es que hoy Ruanda es el segundo País más seguro para invertir en África, también es cierto que el conflicto que pretendemos analizar, aun está presente dentro de la población y corre el riesgo de manifestarse en cualquier momento, si la comunidad internacional no afronta como un problema profundo y serio y la comunidad no comprenda que no debe verse como una horrible curiosidad y comience a verlo en sus raíces

La historia nos cuenta de un país con tres grupos humanos claramente diferenciados (aunque los últimos estudios sostienen que se trata de un solo grupo humano)  uno mayoritario sometido por el conquistador Alemán y Belga  (Hutus), otro grupo en minoría, pero con poder económico y aliado del conquistador dedicado a la ganadería (tutsi)  un tercer grupo muy pero muy pequeño que no alcanza al 1% de la población, con esta realidad y sembrado el odio tribal entre unos y otros el conquistador cede la soberanía plena a la naciente república de Ruanda, no tardarían los grupos en diputarse el poder para gobernar una nación con muy pocos riquezas naturales por tanto no es el conflicto de 1994 la primera vez, que los ruandeses intentan exterminarse unos contra otros ni de imponerse feroces dictaduras militares que oprimían al grupo distinto al del gobierno, quizás los hechos del  año 1994 sean los más graves por su crueldad y la magnitud del mismo pero no son los únicos sin duda y sin la correcta intención de la comunidad internacional parecieran no ser los últimos.

En este cuadro de odio racial intenso,  y ante el descuido de la comunidad internacional ante un conflicto evidente, en Ruaunda está planteado un conflicto interno de carácter bélico pues un grupo armado, organizado y jerarquizado (guerrilla) pretendía y pretende por la vía armada asaltar el poder que se ha ejercido por vía de dictadura el otro grupo ,es claro entonces que estamos frente un conflicto interno y no ante un hecho desdeñable al cual el Derecho Internacional Público no le prestó ninguna atención, el posterior asesinato del Presidente de Ruanda así como el de la Primer Ministro eran bien factibles, pues la paz firmada por las partes en conflicto no resolvían el problema de fondo, solo suspendían las hostilidades formales para dar paso a los horribles hechos que causaron todas las muertes que hoy conocemos y profundizan las terribles heridas que conoce la hoy moderna Ruanda.

Por otro lado acompaña esta análisis el rol desempeñado por los medios de comunicación en este conflicto, la Radio y la Televisión enseñaron todo su poder de convocatoria y  de destrucción, llegando a convertirse en la guía de acción para este genocidio, rol que hoy debe revisar con calma los estudioso de la comunicación, no solo como un tema ético y político, también como un tema que a la luz de la masificación de los medios y la personalización de los mismos adquiere una nueva dimensión pues sus impacto dentro de  los hogares los convierten en la mas poderosa herramienta que la humanidad conozca.

Por último y quizás lo más importante es revisar y analizar el aspecto referido a la siembra del odio y la intolerancia que está presente en todos los conflictos de este tipo, y de su potenciación  en los ciudadanos comunes, al respecto en Venezuela se ha dictado una Ley contra el odio, que pretende regular toda expresión que pretenda sembrar esa dañina semilla que por la visto es propio de la colonización pues la encontramos en todos los pueblos como una peste sembrada con las invasiones coloniales o neocoloniales, la semilla del odio solo florece con conflictos  como el  de Ruanda por eso es necesario avanzar hacia una comprensión completa del fenómeno Ruanda desde sus orígenes y no conformarse con los muy pero muy horribles hechos de Abril de 1994.

Entradas recientes

Dejar un comentario